Saltar al contenido
Inicio » como abrir abrochadora

como abrir abrochadora

De qué manera brotaron las acciones de Las Criadas en Buenos Aires. ¿Qué es lo que significa este nuevo lenguaje político y a quién se dirige? Qué representan, qué denuncian y por qué razón sus raíces argentinas están ligadas a la dictadura. CLAUDIA ACUÑA Es invierno, es domingo, son las seis de la tarde y hay un conjunto de cronistas pensando en de qué manera juntar fuerzas a fin de que el Senado de la Nación vote en pos del aborto legal. Nos preocupamos por el hecho de que somos expertos de la comunicación y entendemos que los mensajes que se están generando no tienen el efecto ni el sentido que requerimos para poder lo irrealizable. No tenemos ganas charlar de activismo en Buenos Aires, sino más bien abochornar a los miembros del senado que están en oposición a la ley por proteger públicamente el misterio, la tortura y la desaparición. Días antes de ese acercamiento, la periodista Fernanda Sandez había compartido en el chat de WhatsApp de Cronistas Argentinas la imagen de una acción efectuada en Atlanta, en USA, con mujeres disfrazadas de Las Criadas para reclamar el aborto legal. Recordé esta iniciativa en la asamblea y asimismo lo que implicaba la referencia a esta novela: la guerra de las Mamás de Plaza de Mayo contra la dictadura militar. Nos enseñaron la relevancia de hacer un lenguaje con la capacidad de vencer al terror. Pocos en Argentina recuerdan que el guion de El cuento de Las Criadas cuenta una historia que es la nuestra. Una gran parte de su trama está parcheada con las historias de sobrevivientes de los campos de concentración de la dictadura militar argentina. Es realmente difícil que lo olvidemos. En la próxima asamblea, sentados en el círculo que planeó la primera acción, están los cronistas que subsistieron a esos campos de concentración y también hijas y nietas de genocidas, que rechazan los crímenes de sus progenitores. Asimismo es realmente difícil no ver a la personaje principal de esa novela en los ojos con transparencia de Miriam Lewin: contó de qué forma los sacaron de la obscuridad de la ESMA para llevarlos a bailar al Mau Mau. ¿Se encontraba Margaret Atwood alerta de esta historia en el momento en que escribió esa escena en The Handmaids? Estas son las cuestiones que nos hacemos y para las que la única contestación que contamos es el abrazo, el recuerdo y la convicción de que las peleas inviábles son las que requieren nuestro empeño y nuestros cuerpos, juntos y en la calle. Desde un inicio, Las Criadas no nació como una performance artística, sino más bien como una construcción de fraternidad y reconocimiento de la genealogía del feminismo argentino. La tortura, los partos forzados y la apropiación de pequeñas y pequeños nacidos en cautiverio que caracterizaron el plan sistemático de la dictadura militar asimismo tienen su otra cara: la resistencia de mamás y abuelas, sobrevivientes, hijas y nietas recuperadas. A esa raíz nos aferramos para volar. La intención primordial de cada acción fue reunir a un conjunto lo mucho más diverso viable: legisladores, actrices, escritores, músicos, bailarines, abogados, habitantes suburbanos, alumnos de secundaria, personas transgénero, etcétera. Realizando real lo que proclamamos como ideal. Esta es la primera labor de Las Criadas antes de cada salida al espacio público. Cada acción fue para bastantes la primera participación en el espacio público y este comienzo significa para nosotros el rastro de que el formato aloja la oportunidad de agregación, otro de los primordiales objetivos que nos incentiva a llevar a cabo lo que hacemos. Ponemos ciento veinte pesos cada uno de ellos para financiar la cubierta de lona roja atada con un nudo y las viseras de goma eva, abrochadas con un botón. No entendemos coser. Y no tenemos ganas estudiar a llevarlo a cabo.

Fotografía: Nacho Yuchark

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *