Saltar al contenido
Inicio » como arreglar una canilla monocomando que no cierra

como arreglar una canilla monocomando que no cierra

LO QUE NECESITAS SABER…

  • Grifo bajo: este inconveniente acostumbra darse por acumulación de restos y cal.

¿Por qué razón gotean los grifos? 🤔

Antes de empezar con los pasos para arreglar un grifo que gotea, tienes que entender las distintas causas que ocasionan este inconveniente. Los grifos están expuestos a un fluído incesante de agua y en algún momento su historia útil reduce con el paso del tiempo.

El goteo pertence a los deterioros mucho más usuales en una grifería que, si no lo reparamos nosotros o un fontanero, puede traer aún mucho más adversidades en el hogar. ¿Por el hecho de que? Si decides no reparar un grifo que gotea, se va a pasar todo el día desaprovechando agua que no consumimos y en la factura de la luz te vas a dar cuenta de lo indispensable que es accionar con velocidad en esta reparación.

¿De qué forma cerrar un grifo monomando?

Es a la noche, has apagado la tele, andas a puntito de reposar y… al fin silencio. Pero ¡plop!, ¡plop!. ruidos Te levantas para poder ver de dónde viene ese sonido y te percatas de que es el grifo del baño. ¡Qué Garrao! Pero deja de preocuparte, ¡puedes arreglarlo sin la asistencia de un plomero! En esta nota de la Familia Bercomat te exponemos de qué forma mudar el hilo de la canilla.

Esta oración se utiliza tanto que tendemos a ofrecer por sentado su concepto. Mudar la manilla del grifo no es mucho más que mudar la válvula de goma en la perilla de nuestro grifo. Acostumbramos a realizar esto en el momento en que apreciamos un goteo incesante, una clara señal de que la válvula de goma no está andando. Proseguí leyendo la nota para estudiar a mudar la cuerda sin asistencia.

Antes de comenzar a trabajar, debemos tener a mano todas y cada una de las herramientas primordiales. Para mudar la válvula de goma precisarás:

PASO 4: MONTAJE

Solo reitera los pasos a fin de que el grifo vuelva a marchar. Primeramente, volvemos a poner la varilla en su lugar y, con el apoyo de la llave francesa, ajustamos la situación. Una vez puesta esta parte, taparla con el rosetón, atornillándola. Para finalizar ubicamos el volante y lo ajustamos con un destornillador para al final esconder el mecanismo con la pequeña tapa de plástico que se ajusta a presión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *