Saltar al contenido
Inicio » como arreglar una puerta de chapa que no cierra

como arreglar una puerta de chapa que no cierra

Si toda vez que abres o cierras entre las puertas interiores de tu casa debes forzarte es pues no entra en el marco. El inconveniente puede deberse a múltiples causas: mala instalación, cambios de temperatura, deterioro de bisagras y pasadores por la utilización continuado…

De todas maneras hay que encararlo y el orden lógico para llevarlo a cabo sería:

Bajar y limar la puerta

Si la puerta es de madera maciza, tenemos la posibilidad de bajar y limar la región que nos interese. Por contra, si la puerta es de aglomerado o hueca, va a llegar un punto en el que sobrepasaremos el espesor del canto y deberemos modificarlo. En verdad, de manera frecuente en muchas puertas huecas de bajo valor, la parte de arriba no tiene bordes, puesto que no es aparente. No obstante, esta parte expuesta provoca que sea mucho más posible que la puerta absorba humedad y se hinche transcurrido el tiempo.

Pasar una lijadora y una lima de grano medio por las ubicaciones de fricción hasta remover la madera que hace fricción. El limado siempre y en todo momento ha de ser despacio para conseguir un borde liso.

Reposicionamiento de la placa de encontronazo

La parte dificultosa de reposicionar una placa de encontronazo es que va a haber que llevar a cabo algo con los agujeros para tornillos viejos. La novedosa situación de la placa de contacto va a ser típicamente precisamente 1/8” mucho más baja, lo que quiere decir que hay una buena oportunidad de que los nuevos pernos encajen en los agujeros precedentes, lo que provocará piezas sueltas. Naturalmente, siempre y en todo momento puedes poner ciertos tornillos horripilantes de 3” en la placa de contacto y aguardar que no se suelten, pero hay otra forma menos combativa de realizar esto que quiero.

Para este caso de ejemplo, tomé fotografías impresionantes de una exclusiva puerta exterior que instalé en mi casa. El inconveniente con mi placa de contacto fue que la instalé bastante cerca del marco, con lo que mi puerta se cerró con mucha fuerza. Esto estuvo bien desde la perspectiva de la fuga de aire puesto que el calafateo logró un sello muy apretado, pero con el calafateo empujando el pestillo, mis hijos no lograron abrir la puerta desde el exterior. Se encontraba bastante apretado. La solución a esto fue desplazar el pestillo un tanto mucho más lejos de la puerta. Vea abajo.

Se atascan

En entre los peores casos se atascan y no se tienen la posibilidad de abrir. Si la puerta está denegada y no tenemos la posibilidad de abrirla, es conveniente asistir a un cerrajero profesional para eludir inconvenientes mayores como deteriorar la puerta, el marco o la cerradura.

Otro inconveniente común es que no ajustan bien y cuesta abrirlos y cerrarlos. Podría deberse a que la puerta se haya desenganchado o a que la placa del pestillo esté mal alineada.

Lleve a cabo palanca en el pestillo con un destornillador

Si el «truco de la tarjeta de crédito» no marcha, puede procurar eliminar la moldura cerca del borde del marco de la puerta (en el lado izquierdo). pestillo) y también introduzca una herramienta plana y delgada para abrir el pestillo.

Esto marcha de forma afín al «truco de cartas», solo que al eliminar la moldura cerca del marco de la puerta se revelará el sitio exacto de la cerradura y va a poder levantarla de forma mucho más eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *